MISIÓN: RAZÓN DE SER DEL CENTRO

 

La Congregación de Hermanas de la Caridad de Santa Ana fue fundada en el año 1804.

Su misión educadora se perfila, desde los primeros tiempos, con la dedicación de las Hermanas a la formación de los niños en la Inclusa de Zaragoza y en la Misericordia de Huesca. Actualmente seguimos realizando nuestra labor educativa participando en la tarea educadora de la Iglesia, principalmente a través de la escuela cristiana.

Los Centros Educativos de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana participan de la tarea educadora de la Iglesia Católica, hacen efectivo el derecho de toda persona a la educación y favorecen el desarrollo integral de la persona, con una Caridad Universal, principalmente con los más pobres y necesitados, hecha Hospitalidad hasta el heroísmo.

Nuestro Centro existe porque cubre unas necesidades políticas, sociales, económicas, culturales y religiosas.

El Colegio y la familia son responsables de formar y educar a los niños en el campo intelectual, psicológico, moral, social, religioso y afectivo. El Centro debe colaborar con la familia en la preparación de futuros ciudadanos para que logren ser personas resolutivas socialmente.                                                   

Nos preocupan, en primer lugar, los alumnos de entre 3 y 18 años y, en segundo lugar, sus familias; y entendemos que, mediante nuestros alumnos, y gracias a la formación que reciben, extendemos nuestro trabajo a la sociedad y al mundo.

Así, desde nuestro Centro, servimos:

  • A todas las familias de la zona Triana – Los Remedios de Sevilla, en los niveles concertados de Educación Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria, y a todas las familias de Sevilla que lo soliciten en los niveles privados de Bachillerato.

  • Al barrio, ya que se pueden solicitar sus instalaciones para actividades diversas.

  • A la Parroquia, por colaborar estrechamente en la formación cristiana de jóvenes y adultos, mediante las catequesis de comunión y confirmación.

  • A otras Comunidades de España, ya que las Hermanas de la Caridad de Santa Ana tienen colegios por todo el país, así como hospitales o asilos.

  • A diferentes partes del mundo, en 31 países de los cinco continentes, concretamente Ghana, país de misión que corresponde a nuestra Provincia religiosa. Desde el Carácter Propio del Centro se realiza una labor de concienciación y solidaridad hacia el Tercer Mundo, que sobrepasa los límites del Centro y llega a todo el barrio.

El Colegio Santa Ana de Sevilla ofrece una formación integral de la persona, para que sea agente de su propio desarrollo, alcance madurez humana, opte libremente por una fe y se comprometa en la construcción de una sociedad más justa y fraternal, basada en la verdad, la paz y el amor. Entendemos que esta formación abarca cinco dimensiones:

  1. Intelectual: como individuos que alcanzan un pleno desarrollo de sus capacidades y aptitudes.

  2. Académica: proporciona el derecho de todos los españoles a recibir una formación académica obligatoria, como reconoce nuestra Constitución, y una formación post-obligatoria, el Bachillerato, con una preparación adecuada para enfrentarse a estudios superiores universitarios.

  3. Espiritual: como seres abiertos a la trascendencia, siempre desde una visión cristiana.

  4. Cívica: como ciudadanos que se incorporan plenamente a una sociedad activa que pueden –y deben- intentar cambiar desde dentro.

  5. Moral: como individuos libres, dueños de sí mismos, que analizan y eligen unos hábitos, unas normas y unas costumbres, que consideran apropiadas para sí mismos y para los demás.

Los principios educativos que sustentan nuestra razón de ser y en los cuales nos basamos, son los siguientes:

  • Promovemos una educación personalizada, esto es, tenemos en cuenta al alumno como persona, como individuo, con sus posibilidades y limitaciones, y con sus circunstancias.

  • Promovemos la igualdad, es decir, se debe intentar que todos tengan la misma oportunidad de formación para que en el futuro puedan lograr una competencia profesional, y optar así a puestos de trabajo dignos que les permitan desarrollarse como adultos independientes.

  • Promovemos una formación integral de la persona, es decir, una formación completa que desarrolle competencias profesionales en los alumnos, conocimientos actualizados y amplios, actitudes y valores que les permitan ser mejores personas, capaces de dialogar y de escuchar, solidarios y respetuosos con los demás, que entiendan y analicen el mundo y el momento histórico que les ha tocado vivir.

  • Promovemos una enseñanza abierta, esto es, un Centro abierto a la sociedad, que introduce en las aulas la pluralidad, los recursos existentes en la comunidad, los avances tecnológicos; que incorpora la realidad, la actualidad en cada asignatura; un Centro hospitalario, donde los alumnos nuevos se integran con facilidad, y los alumnos antiguos siempre se sienten acogidos.