I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

El patio de mi cole

 

Este pasado viernes día 7 de septiembre, tuvo lugar en nuestro Colegio de Sevilla, el Acto oficial de inauguración del Curso 2018-2019. 

 

La Hermana Inmaculada Azorero Calvo, Vicaria, Delegada General de Educación y Pastoral de la Congregación de Hermanas de la Caridad de Santa Ana vino desde Zaragoza para dicho acto. Unas claras, sencillas y emotivas palabras que estuvieron centradas en “El Patio del Colegio”. Un lugar para observar cómo son y cómo viven los niños, lugar no sólo físico sino conceptual. El lugar de juegos, risas, inicios de amistades, de solucionar de conflictos, donde se viven la verdadera amistad y la empatía, donde nuestros alumnos viven un “mañana” que es el “hoy”. Como nos recordaba la Hermana Macu, educadora durante muchos años, es el lugar donde todo ocurre, en su centro, en sus galerías, subiendo y bajando a él; un lugar que se tiene que gastar y desgastar, en el que se practican los valores que enseñamos y se aprenden los límites, no sólo los impuestos por los mayores, sino los que los mismos niños se ponen en los juegos.

                  

A partir de este eje central de nuestro “Patio del Colegio” que, por cierto, estrenamos este curso, nos hizo un emotivo recorrido por los 130 Centros Educativos de la Congregación en los 5 continentes y por sus patios. “O no”. Porque ahí se palpa la realidad. Las Hermanas atienden a niños cuyo patio sería la calle, la miseria, la delincuencia, el narcotráfico, las pandillas… pero ellas, han aprovechado incluso los frondosos árboles de las más remotas selvas amazónicas para crearles un “patio”a sus niños. 

               

En todos esos “patios”, estamos los docentes polifacéticos de la Familia Santa Ana: magos, padres, enfermeros, animadores, cocineros… en definitiva, educadores de conciencia, empatía, solidaridad, sembradores de semillas de esperanza, de futuro; para que en todos los patios de nuestra Congregación se siga atendiendo a los más desfavorecidos, a los más necesitados. Educando desde, por y para el amor. Conscientes de que el futuro que queremos, lo construimos hoy.

                  

Desde aquí, nuestro sincero agradecimiento a la Hermana Inmaculada Azorero por su presencia y por sus palabras. Gracias…

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload