top of page
Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
Entradas destacadas

Una triste despedida



El sábado se nos ha ido una gran persona, una gran profesional, una gran compañera, una gran amiga. Es muy difícil escribir sobre quien ha sido tu gran maestra de la Lengua Castellana y Literatura y tu compañera en el Claustro. El gran acierto de la Dirección fue contratarte, pues no sólo formaste a generaciones de alumnos, sino que también sabías descubrir los dones que ellas tenían y a muchas nos ayudaste a tener esa primera entrevista para volver como docentes al centro del que habías salido como alumna.


En tu Colegio, nuestro Colegio, sigue respirándose tu espíritu por los pasillos, oyéndose tus palabras sin gritos, viéndose tu mirada profunda, que te acompañaba, te valoraba, te hacía sentirte especial, que también transmitía la risa —¡cuántas cosas nos aportaba tu mirada!— y tu letra clara y hermosa en los mejores esquemas que se han podido ver en tan antiguas pizarras.


La Comunidad Educativa que te conoció te echaba ya de menos cuando dejaste de dar clases; por supuesto, reconocíamos tu derecho a la jubilación, pero nos entristecía pensar en las generaciones que no podrías educar, en tantos chicos y chicas que no tendrían la suerte de estar en clase de la Srta. Maite. Pero te sentíamos cercana, venías a actos de jubilaciones o celebraciones de Madre Ràfols, estabas atenta a quién necesitaba un telefonazo y siempre te encargabas de que en Navidad compráramos lotería para ayudar a levantar el Centro de Mayores del Real de la Jara. Y seguiremos haciéndolo por ti, por ellos.


La Parroquia de S. Jacinto se ha quedado pequeña el domingo por la mañana para tanta gente, familia, antiguas alumnas, compañeros, que queríamos compartir contigo estos momentos de fe callada, sincera, pensada, inteligente; nuestro querido padre Javier ha hablado de ti y seguro que hubieras aprobado sus palabras, su corrección, su dicción, pero no te habría gustado ser la protagonista de ellas. Tu humildad era otra gran cualidad de tu persona, creo que consustancial a la grandeza académica que mostrabas, haciendo tuya esa frase del escritor chileno hijo de padres judíos ucranianos Alejandro Jodorowsky: “procura que tus palabras sean tan bellas como tus silencios”. Y tus silencios estaban llenos de elocuencia y de belleza. Descansa en paz, querida Maite.


Mª Isabel Gómez González

Antigua alumna y

Directora Pedagógica de ESO y Bachillerato.


Commentaires


bottom of page